viernes, 8 de marzo de 2013

EROS


EROS AL DESNUDO


Contemplando esta galería de imágenes, quizás en la intención del modelo y del fotógrafo, no estaba el haber logrado una lección magistral sobre el tema monográfico del falo. Mi propósito, sin embargo, es poner letra al ensayo que contemplo en este concierto de bellas fotografías.
Buscando en el baúl de los clásicos, Eros es el más antiguo de los dioses y encarna el deseo sexual. Es decir, todas las atracciones que evocan el amor, incluidas las tentaciones heterosexuales y homosexuales. Los antiguos tampoco se olvidaron de Anteros, el dios del amor mutuo. Y en otra de sus acepciones el amor que no puede crecer sin pasión. Sin excluir el onanismo. En Atenas el cuarto día de cada mes era sagrado para Eros.
Todo símbolo fálico está ligado a la procreación, a la fertilidad. Pero bajo mi punto de vista la visión del falo, sobre todo contemplado desde su potencia eréctil, encierra más riqueza humanística. Es la máxima expresión de la potencia erótica de compartir placer. Más aún, el lenguaje amoroso del falo supera la distinción de géneros. 
Volviendo al reportaje fotográfico, su visionado permite al espectador, al menos yo me he tomado la licencia de poner el verbo a las texturas preñadas de sensualidad. Los primeros planos invitan a la lujuria más caprichosa. Las luces y las sombres juegan con un mito hecho carne, preparado para convertirse en un ser sin escrúpulos. Según los romanos lo consideraban como un símbolo de la vida después de la muerte…
Felicito al fotógrafo y al modelo porque habéis logrado condensar en escasas secuencias, el mito que da sentido a la vida que rige el mundo. Por Pedro Taracena.

EL EROS Descargar el Power Point

No hay comentarios:

Publicar un comentario