lunes, 29 de agosto de 2011

LA FOTOGRAFÍA EN LIBERTAD





Jaque al rancio puritanismo español

Por Pedro Taracena Gil

Toda expresión artística que goza de libertad, supone un renacimiento donde la razón hace del hombre el centro del universo. La España adormecida por la nada modélica Transición, goza de un entramado de telas de araña cultivadas en una cultura franquista aunque sin Franco. Silvia S. Alexandrowttch hace un breve ensayo del resurgir del arte fotográfico, emanado del maridaje perfecto del modelo y el fotógrafo, huyendo del olor a naftalina, como ella misma afirma. En los años del destape se montó una farsa en la cual todos éramos demócratas, liberales, antifranquistas y muy tolerantes. Pero cuando debíamos de demostrar la madurez adquirida, una ola de neocatolicismo trasnochado nos invade todas las formas de vida de nuestro país. La fotografía es punto de mira preferido de los guardianes de los valores hartamente superados allende los pirineos. Esta muestra es un ejemplo de saber hacer, saber estar y de libertad artística plena de belleza y creatividad. El detalle del salto de cama que lleva la modelo, con la imagen xerografiada de María Auxiliadora, al mismo tiempo que un hombre desnudo se acerca de forma insinuante, es un retrato lleno de simbolismo y de belleza. Tomemos consciencia de la invasión de clericalismo que sufrimos en España; agravado por la posición pusilánime del Gobierno; manteniendo unos acuerdos pre constitucionales que permite que exista de hecho, un maridaje entre la Iglesia y el Estado. Ante el conservadurismo añejo y ajado, el arte en libertad debe de prevalecer. En la Transición los logros de cotas de libertad en usos y costumbres fueron un espejismo. El arte en España aún no ha superado el Renacimiento, la Reforma, la Ilustración y el Liberalismo que Europa ha logrado hace siglos.

REPORTAJE COMPLETO de Silvia S. Alexandrowttch